Swift

Todavía no deshice la valija.

Todavía no deshice la valija de las "últimas vacaciones". Si bien no fueron vacaciones y sí, unos días libres, el salir de la oficina, de la vida rutinaria, de la ciudad en la que uno vive, hace que todos me pregunten por mis "vacaciones".
Como escribí hace unas palabras atrás, todavía no deshice la valija. Saqué algo de ropa para lavar, pero lo demás sigue intacto.
Me doy cuenta, cuán difícil se me hace volver a la ciudad, a no despertar con ese cerro en la ventana, a no tener el desayuno abundante preparado, a no salir a caminar con el viento austral detrás mío, a no conocer nada nuevo.
Estoy encerrada en estas paredes del departamento, mi vista es un edificio con linda arquitectura, mi caminata es al supermercado a llenar la heladera que está vacía, mi viento es uno típico de verano porteño, mi desayuno es lo que yo prepare sin abundancia porque ya no me siento relajada para tomarme 1 hora y 30 minutos de desayuno.
Mi día, no va a incluir un trekking de 5 horas sobre algún cerro, a partir de hoy incluyo nuevamente a dos ascensores, subir escaleras, caminar hacia la oficina mientras veo todos estos turistas recorriendo Buenos Aires.
Y mi cabeza comienza a pensar en los días libres que vienen, en mis verdaderas vacaciones.
Ocupar la cabeza cuando quiere estar desocupada sin pensar en nada, como en esos días libres, se vuelve más tedioso.
Voy a tener que salir a redescubrir Buenos Aires, el desayuno abundante no volverá, ni los cerros tampoco, pero al menos, la caminata hacia algo nuevo será lo presente.
Todavía no deshice la valija.
Y no tengo ganas de hacerlo.

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Holii!A todos nos cuesta deshacer la valija, y más cuando no quieres volver a la rutina. Pero ya llegarán otras vacaciones! Un beso, te sigo!

    ResponderEliminar

:)